miércoles, 6 de agosto de 2014

Cinco Lagunas

Marian, Carlos y yo.

Después de toda una primavera de quebraderos de cabeza preparando pasar una noche en Cinco Lagunas, que al final no pudo ser, aprovechamos la primera ocasión que tuvimos de juntarnos para volver a poner el plan en marcha, con intención de añadir alguna cima y no repetir sendero. 


El primer día, lo típico, aproximación por la ruta más usada, cruzando el Gargantón y por la Portilla del Rey.

Por las desanimantes "zetas", con paciencia...

Siempre charlando...

Y admirando la obra de ingeniería que supone la trocha real, y el flanqueo característico que nos lleva a la Fuente de los Botánicos.

Y, por fin, nos asomábamos a la Portilla del Rey, lugar siempre acogedor, y desde el cual, Marian contemplaba las Cinco Lagunas casi por primera vez. 


Bajada divertida entre bloques y estábamos abajo, ya pensando en la cena y el descanso.


Aunque no contábamos con la presencia de un ZORRO, sin nada de miedo, que pudo dejarnos sin comida. Por lo que tuvimos que ponerla a resguardo bajo un buen montón de piedras, reforzado después de que dicho animal desmontara el primero... Así que ojo si pernoctais por la zona, ya que puede arruinaros la excursión. Hace algunos años hubo episodios similares en el Circo...


Por la mañana, después de un paseo para ver casi todas las lagunas, nuestra intención era remontar hasta la Laguna del Gutre y, desde ella, ascender la Galana, pero el horario y la nieve nos hicieron coger la misma ruta de llegada, para estar a merendar, como no, en La Bodeguilla. 

La Portilla del Rey y la fuente de los Botánicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada